7.15.2013

nadie. vacía. rota. ansía de libertad


Tan diestra como siniestra.
Tan petulante como incierta.
Postrada entre sombras, resbala sin
mucho afán entre la vida.
No conoces su nombre,
ni tampoco su historia.
Es Ania, persona cuyo sueño,
no es ni semejante al tuyo.
Destruyéndose con el paso del tiempo,
y afrontando el día a día.
Pasando las horas como pasan 
las miradas por el viento.
Tan presa como consecuente de sus mentiras.
Nótese su ironía en sus pasos,
invisible por azar,
le tocó a ella el castigo.
Nadie se adueñó ni sintió piedad.
Pero ella solo pensaba devolverlo.
Con las mismas creces o incluso peores.
Va guardando penas que poco a poco
derrama en lágrimas.
Junta los hechos y los transforma en pesadillas.
No vive por ella, vive por el destino,
que la espera siempre como un fantasma,
anhelando la muerte que costaría llevársela.
Ella está aquí para algo, tiene que cumplir
su misión en este mundo tan ingrato de amor.
Tan bonita es como que pierde su ilusión.
Tan hermosa como el ángel caído.
Tan misteriosa que sólo escucha silencios y responde con ecos.
No escucha, no siente.
Sólo espera que alguien sepa verdaderamente lo que es ella.
Qué vea lo visible que es invisible en ella.
Que sepa devolverle el corazón que una vez tuvo sentido en esta jauría de almas.

No hay comentarios: