7.19.2013


Solía divertirme la tristeza, el destino, incluso, a veces hasta la muerte. Solía buscar la luz donde hallaba la oscuridad. Solía preguntarme cuanto iba a durar todo esto. Solía salir de los rincones fríos que emanaba mi cabeza. Solía inventar mi vida. Solía disfrutar de ella, también sabía poco que tendría tiempo para acabar.
Solía vivir muerta entre las calles, acostumbrada y cansada de ver los mismos rostros, los mismos lugares, maldecía estar en este sitio y a menudo me aguantaba las ganas de terminar. Solía pasear vagamente por los recuerdos que me llevaron a llorar a altas horas de la madrugada silenciosamente, bajo las sábanas de mi cama ya no caliente sin mi invisible abrazo tuyo. Solía bailar sola, acompañada por mi sombra y el resplandor caliente del sol, que reflejaba en el silencio mi pelo, mi querido pelo. Que reflejaba mi piel, mi piel cenicienta y blanquecina. Solía hallar la libertad intentando desaparecer pero no lo hice de la forma en la que fue contigo, dejando de existir. Solía tener miedo de que era lo que me esperaba, solía tener miedo de qué iban a pensar de mí, tenía miedo a la seguridad, a la paz, a la inseguridad, a la guerra que se estallaba en mi corazón, solía tener miedo a una caricia, a la confianza y a desconfiar. Solía pensar quién iba a ser, quien acallara todo esto con su amor, quién iba a matar por tenerme, quién iba a morir por salvar nuestro amor. Era una ilusa que sólo existía en los cuentos de hadas, una ilusa que era persona y tenía corazón, que solía decir siempre: Solía hallar la libertad intentando desaparecer pero no lo hice de la forma en la que fue contigo, dejando de existir.

2 comentarios:

Nenna Unocuatro dijo...

Afsksfrvna me ha encantado esta entrada. Que forma de expresarte tan bella, me ha gustado mucho. Enhorabuena sigue así te seguiré leyendo :3
Te espero: http://nennaunocuatro.blogspot.com.es/

Inia Hepburn † dijo...

Muchas gracias cielo! Podemos seguirnos si quieres :D