7.24.2013

¿Suicidio?, digámosle más bien desdicha


Sí, una desdicha y una pena, de no querer vivir por las circunstancias que se nos presentan, que también, en el fondo, nos hacen vernos cobardes y estúpidos. Circunstancias que se presentan como bandeja de postre llamadas destino o mala suerte. Las cosas pasajeras solo sirven para entretener al tiempo. Y eso es lo que somos entretenimiento, puros títeres andando al azar de cualquier mano de allá arriba. Algunos les toca la buena, otros la mala. Un entretenimiento nupcial porque ni siquiera nuestra maldita alma vuelve, si no hay que pagar o pagar a alguien por algo.
`La verdad se escapa de nosotros como la vida quiere escaparse hacia la muerte´.

"Sólo soy un alma destructiva que todavía se aprovecha más de su situación convirtiéndose en una persona totalmente repugnante".

No hay comentarios: