1.22.2016

Al fondo


A veces me siento inútil, por mí misma o me lo hacen sentir.
Como si no supiera que pinto aquí, o a qué he venido.
A veces son las mismas personas que se suponen que me quieren las que me hacen sentir inútil o mal
por como me tratan, me miran o sus contestaciones al dirigirse a mí, o que no saben cuales son los sentimientos que albergo hacia tal cosa que ellos no ven así y no comprenden.
Hay personas por las que no muestro la seguridad que debería de ser,
hay personas que no me aportan la seguridad que busco, no me reconfortan,
sino lo contrario, como que me dejan expuesta a algo que no quiero ser o no debo.
O vulnerable ante sus palabras o sus gestos hacía mí. Como si pareciera no sentirme querida,
más bien rechazada. O cualquiera más.
Y eso me crea una inseguridad que evito tener haciéndome fuerte. Pero cuesta.
Por ejemplo a veces mi padre me contesta mal o me tira la piedra y en realidad no sabe lo que me hace sentir, por eso supongo que nunca lo he querido igual que a mi madre. Con mi padre suelen a ver roces, alguna discusión, contestaciones de mal gusto, hoy mismo, me ha tirado y me he sentido inútil, a veces pienso que quiere más a la perra que a mí, por las muestras de cariño que le da.
Siendo honestos con mi padre no hay cariño en gestos ni en frases, tanto por parte mía como por él supongo, porque no lo siento. Es mi padre es una relación cordial y hay amor, pero sé que no es el amor que debería ser, falta más.
Por parte de familiares también ha habido cierto rechazo o desapego, desde que nací.
Y supongo que todo es un cúmulo que desde la infancia se va absorbiendo y se arrastra hacia nuestra madurez.
Ahora mismo estoy tranquila, pensando en todo ello y haciéndome más introspectiva y con ideas más claras de mi propio interés.
Nótese las carencias que existen, desde los recuerdos que le persisten.

No hay comentarios: