2.09.2016

En frente de la armadura

Queda muerta para la total existencia la Dafne que se refleja en el espejo,
queda sellada en el mármol de su cabeza y en las lágrimas del rocío.
Se borra de cada uno de vosotros y desaparece de la tormenta.
De un tiro o de varios se elimina del mundo, hasta de su dueña.
Queda muerta. Queda muerta. Queda muerta. Queda muerta.
No quiere saber nada de nadie y no quiere estar con alguien ni ser compartida.
Queda vacía y desaparecida en nada.
Su presencia no va a ser oída, no se va a saber que existe ni que existió.
Queda muerta. Queda muerta. Queda muerta.
Más muerta de lo que está.


Palabras que vibran de la más rabia contenida en el corazón y que no sabe como salir.

1 comentario:

Maibaik dijo...

Es angustia mezclada con belleza. Como cuando se te hincha el pecho y te crees que va a estallar en cualquier momento.
Sí, justo eso.