6.19.2016

Círculos Polares

"Las cosas del destino, son las cosas del destino"
Eso va diciendo mi mente estos días de menos verano... 

Si parto de la leyenda/creencia del hilo rojo, ya no correría en busca de un amor, dejaría de esperar y no me preocuparía en exceso de ningún hombre. 
Porque el hombre, ese hombre que sea y será para mí, lo será, y llegará tarde o temprano.
Aunque cueste y me acueste sola muchas noches, aunque desespere y me sienta vacía, 
él llegará siendo el que menos espere o el que tanto esperaba.
Pero este hilo rojo abunda de esperanza y credibilidad a un amor de película,
de esos que hacen suspirar y latir al unísono. 
Este hilo nos conectará eternamente,
porque propiamente llevaríamos atado de nuestro centro del alma un hilo rojo que a 
donde fuéramos estaríamos unidos...
Y seríamos uno, un único ser de aquí y del más allá, revueltos en un círculo polar
donde nuestras almas a toque de campanas nunca morirán ni se separarán...
Mientras todo suena a sueño y poesía y yo me entrego...

Si partiera de este hilo... si yo de verdad partiera, muchos menos quebraderos de cabeza tendría, dejaría de forzar al destino y a los días que pasan, sintiéndome enjaulada en mi propia soledad llena de ilusiones que no se hacen ver.

No hay comentarios: