8.25.2012


Échale un vistazo a la noche, la noche de un sábado, no uno cualquiera, sino el sábado en el que aprendiste una porción de vida, de madurez, de felicidad... Ese sábado en el que te asomaste a esa ventana por primera vez y comenzaste a reír, provocar, disfrutar... valió la pena, esa eras tú... Ella, yo. Pero todo quedó en un sábado...

No hay comentarios: