1.17.2013

Verdad que no se quiere oír, mentiras que nos hacen vivir.


Y es que vagando por un sueño, me encontraré a la realidad de bruces, 
cayendo en rostros demacrados y artificiales.

Pensamientos que se callan, tonterías que se dicen.
En estos instantes si existe la amistad, supongo que somos unos falsos
e hipócritas.

Céntrate se decía, la cordura le podía...
Los cigarros, nuestra pequeña salvación, la droga, te evade de esta mierda, 
mierda que consumes cada día, por el mero echo de existir.
Miradas hechas polvo, atormentadas, cansadas de vivir, violadas y amargadas,
falsas e incoherentes... 

Palabras encadenadas, mal habladas... Tú, yo, nosotros creadores de un mundo
insensible, abstracto sin nada que recibir, sólo odio, rencor, celos y cualquier tontería
mal parada más.

Pero en el fondo de todo es que son los momentos los que quiero oír, vivir, y están ahí,
camuflados por versos mal escritos, por sonrisas marcadas, por caras sin sentido, cuerpos mal
formados y sin vida, corazones errantes de orgullo... 

Tendré que vaciar el cajón de mis recuerdos, el baúl de la alegría, la caja de la felicidad y ordenarlo de nuevo todo.

Sólo sé que me acuerdo de cuando las vistas me derivaban del mundo...
Sólo eso.


No hay comentarios: