11.08.2013

Iridiscencia

Vuela, vuela querida mía, antes de que corten tus frágiles alas. Camina, camina sin prisa, ahuyentando a la triste risa...
Eres un soplo que se convierte en polvo, una imagen más en este puerto, una sombría alma en mi corazón. Mientras, deja que te meza entre mis recuerdos, quiero brillar en el tiempo, a tu lado y junto a tu desdichada sombra.
No corras pequeña, que la llama no se apaga, necesito de ti como tu pretendes beber de mi, no es fácil mirarme con ojos de pasado cuando pretendes forjar futuro conmigo...
Dura, dura la mariposa de mis brazos, la rosa se desvanece por mis dedos, y tu sigues permaneciendo entre mis recuerdos cuando eras niña, cuando eres mujer, todavía eres dura.
Pero estoy bien, conservando tu vida en la mía, estamos juntas. Acuérdate que mañana será otro día, agarrada a mi derecha mano.
Aunque, sin embargo si la muerte llega, pronto vaciaré ese nítido peso que cae sobre tu cuerpo, porque, maldita sea, no me dejas vivir, no me dejas en paz, y tan vicio eres como en depresión me envuelves.
Y te repito otra vez, estoy bien, pero por favor, vete lejos y déjame vivir conmigo misma. Ya, bastante tengo ,que la guerra se lidere en mi corazón, en mí. Pero, siempre me acordaré de ti. Iridiscencia.

3 comentarios:

† The last train † dijo...

wow, awesome.

Vale(n) dijo...

Realmente hermoso *u*
Te sigo!
Besos^^

Sarah dijo...

La imagen de Lana es preciosa, al igual que tus palabras que se llenan de magia.
A veces el amor no puede vencer otras cosas, pero siempre hay que ser libre.
Llevaba una buena temporada desaparecida, pero he vuelto con una nueva escritura, sé que antiguamente te pasabas por mi pequeño rincón. Sus puertas están de nuevo abiertas.
un abrazo.