5.06.2016

Musa Solitaria

Me estoy quieta ante la calma que he batinizado.
Ahora estoy sola en un mundo donde tanta gente me rodea y poca me aporta.
Haciendo mi camino con sólo dos pies,
me creé a mi misma y en este momento soy musa solitaria de mi propio destino.
Ya no depende de nadie ser o estar,
he convertido en un hielo caliente mi cuerpo,
de hierro candente y sangre nítida.
Tranquila me hallo en un silencio que tarde o temprano hablará.
Materializo la sonrisa que tengo sólo esperando encontrar personas que me hagan vivir y pueda derretirme a risas con ellas.

De la mano no puede caminar el hombre,
si la otra mano no es correspondida.

2 comentarios:

ℒ. dijo...

Hermoso texto, la soledad en muchas ocasiones es necesaria, en otras es una cruel asesina.

Un fuerte abrazo.

Maibaik dijo...

Joder, las últimas dos frases. ♥