7.07.2016

Sombras en su alrededor asoman,
cuando sus dos cráteres vacíos de amor
son los que me observan.
Permanece igual de sola que yo,
perdiendo el destello de su dulce luz.
Somos reinas de la noche y fantasmas de día,
hablando con nuestros espejismos 
y sin tener que responder.
Ella sólo me mira, callada,
como si le saliesen lágrimas de los ojos...


2 comentarios:

Re menor. dijo...

Precioso, y a la vez deja ver un poco de tristeza.

PALE IS dijo...

Que hermoso!