9.30.2012

Otra vez frente a ti.


Semanas que caen, días que vienen, meses que vuelven, años atrás... Aquí estamos, como rocas pegadas al suelo, desconocidos, personas, sentimientos. Volvemos a encontrarnos en el cruce de nuestras miradas, el flechazo es inevitable... Ese olor me resulta conocido, agradable, doloroso... La vuelta fue inesperada, tu ahí intocable, amortajado en un mar de cicatrices de mi amor, y yo... hecha una mierda. El cielo está cincelado en nubes lisas, crispadas por ese aire que hace que me mire a mí misma a través del azul añil de tus ojos. Mi boca dibujaba surcos encima de la tuya. Pero hemos avanzado, estamos otra vez uno en frente del otro sin pensar, ni retomar nada, somos unos completos extraños que guardan las distancias porque se devorarían el uno al otro en cualquier instante, unos completos extraños al borde del límite y de rebajar su orgullo... Pero, me digo no, vete, déjalo ahí y que se entere de una vez, de que, lo que ha perdido es para siempre, porque como yo, nadie.

2 comentarios:

Marta Martínez Fernández dijo...

Muy real. Suelo leer a menudo tu blog, aunque nunca he comentado nada. Me he sentido muy identificada en diversas entradas. Y ahora soy yo la que ha creado un blog y me gustaría que dedicarás un poco de tiempo a echarle un vistazo, como yo he compartido contigo.

Inefabilidadderelatos.blogspot.com.es

∞ Iῃια† dijo...

Ya le he echado un vistazo tu blog, me alegra de que lo hayas creado y sí, me gusta jaja. Besos