11.10.2012

Como diamantes brillaremos en el cielo...

La muerte sucumbirá todo, la perfección será lo inalcanzable, el cielo el mirador del mundo, y yo el menos punto de atención de todos. Pasar, pasar de nadie es el lema perfecto, las cosas pequeñas son las que alcanzan grandes, grandes qué? Sólo el aire lo sabrá. Olvidar, difícil elección simplemente por recordarlo... Sonar, sonar fuerte, arrastrar como el mar, romper a llorar, gritar, saltar... poder, porque cada noche callo todas las penas de todos los días que veo continuamente en estos ojos que sólo ven el mundo como realidad es: UNA MIERDA que se vuelve "diarrea" cada vez que va empeorándose, y sigo corriendo y corriendo liberando endorfinas, morfinas y cualquier cosa más, llegando hasta el límite, hasta que todo mi mundo se llame FEL, porque nunca querré acabar la maldita palabra de felicidad, ya que llegaría al éxtasis y acabaría durmiendo en el mundo del que nunca regresé ni me marché, el mundo en el que tu, yo y todos estamos destinados acabar muriendo entre cenizas, maderas y podridos, el mundo que acabaría cuando llegramos al cielo... Cosa que no fácil veo. Tanta palabreja, tanta educación, tanta cortesía cuando todos somos unos completos animales, sin sentimientos, almas vivientes que dejarán de existir cuando menos te lo esperes. Duros como la piedra, pálidos como el mármol, pero estamos aquí aguantando hasta el mejor día, hasta que digamos adiós, hasta que nos consumamos en recuerdos que se extinguirán... Hasta que nuestra última palabra sea , esa persona constante que ha ido contigo todo el largo camino y te ha dejado en la puerta para que esperes detrás de ella a cuando llegue, esa persona que dió su amor, sus gracias, su vida a ti, que desperdició todo cuanto tenía por estar a tu lado, que te motiva cada día a seguir, que estará en el final y en el principio de algo nuevo, que nos dejará, para ir contigo a la puerta, esa puerta que os guiará al fin de todo, al cielo... Que permanecerá junto a ti, que la muerte os sucumbirá, igual que a todos, que la perfección nunca nos alcanzará porque no existe, y que yo seguiré siendo el menos punto de atención de todos porque contenerte a ti me bastó. Porque todo fuimos tu y yo.

3 comentarios:

Ann Ladiferente dijo...

Lamento la expresión pero, ¡Joder me encanta! Te sigo desde hace un tiempo y tus palabras me conmueven, son exactas y reales y eso a día de hoy hace mucha falta.
No se en que experiencia habrás reflejado esto pero a mi me ha llegado al alma.
NO dejes de escribir nunca, tus palabras son una realidad dura pero tan simple que crea adicción.
Un beso:
Ann

∞ Iῃια† dijo...

Joder,muchas gracias! de verdad, no sabes cuanto me alegra que comenteis en el blog, yo tamien leo tu blog y lo sigo y me gusta las cosas que es escribes, pero de verdad Gracias por leer el blog!! Besos: Inia

Ann Ladiferente dijo...

De nada :) Gracias por leer el mio también.
Besos