3.02.2013

Y el mundo te dirá algún día, cuando tú no estés.


Y le puedes decir al mundo cuantas veces caímos.
Y le puedes decir al mundo quién nos levantó.
Quién fue el culpable de la desgracia, quién se quedó a tu lado, quién absorbió la tristeza...

Y el mundo te dirá nadie.

Nadie apoyó su hombro en tu cabeza, nadie enjugó esas lágrimas de desesperación, nadie lo impidió.
Y le puedes decir al mundo que para qué caímos así, que por qué no nos levantamos.
Y el mundo te dirá: Esperabas ese amor incondicional de alguien a expensas de tus sentimientos... 
Pero ese amor no llegó, trayendo con él el hundimiento.
Y le puedes decir al mundo que porqué
 no para de joder con el rencor de aquellas personas oscuras e infelices.
Y le puedes decir al mundo por qué reímos cuando esperamos el mal que se avecina...
Y dime cuánto tiempo estaremos así?, cuánto tiempo nos reventaremos a llorar por no salir adelante?, por querer un ideal que no se puede convertir en la realidad por los que estamos aquí contigo...?
Y dile al mundo cómo somos capaces de dejar a una pobre criatura a expensas de su destino infiel, magullada y dejada sin vida en aquella esquina...
Cómo somos capaces de odiar, envidiar, llorar habiendo visto el verdadero amor, la verdadera amistad....

No, porque nunca nos hemos asomado a contemplarlo.

Y te quedas ahí, esperando una respuesta que tú mismo sabes que no va a llegar si no haces algo.
Que no te conoces ni a ti mismo.
Que los demás no saben lo capaz que puedes llegar a ser y ni siquiera saben lo que eres verdaderamente, pero da igual, para ellos eres un bicho raro, y te critican...
Y dile al mundo de una puñetera vez si la felicidad que esperamos va a llegar de una maldita vez.

Y el mundo te dirá, algún día.

Un día en el que todos seremos polvo y restos de agua fría.



2 comentarios:

Ann Ladiferente dijo...

Tus palabras son... son realmente duras porque son una realidad que nadie acepta, que nadie quiere aceptar. Pero un día cualquiera empezamos a comprender cosas, cosas que nos asustan, que nos hacen darnos cuenta de que todo a nuestro alrededor va a ir en contra nuestra a muerte. Y parecerá que no vale la pena, porque lo pensamos y es horrible. Pero supongo que la vida es eso, ¿no? Rendirnos, levantarnos muertos de miedo por la caída y volver ha empezar el proceso.
He sentido todo lo que has escrito porque lo he vivido. Porque lo vivo.Y sé lo duro que es. Pero sigo adelante al igual que lo haces tu. Pienso que vale la pena mantenerme lo suficientemente viva.
A si que muchas gracias por escribir esto, porque me demuestras que no estoy sola en ello.
Gracias. La entrada es realmente buena.

Inια Hepburn † dijo...

Muchas gracias por tu apoyo y por saber que no somos las únicas que también pensamos así, sino que habrá mucha más gente con estos pensamientos, sé bueno sabemos que hay que vivir con ello, porque esto es que no se puede cambiar, pero no porque sea así, es porque nosotros mismos lo hacemos, pero sí, tenemos que estar aquí, en los malos y buenos momentos aguantando, porque la vida se compone de esos momentos ya que una felicidad eterna sería aburrida xD, pero es que a veces te entran unas ganas de desaparecer y no vivir esto... Te agradezco un montón que seas seguidora del blog, que lo leas y comentes, me ayuda mucho. Gracias Ann! Besos
PD: A veces la música también nos salva de todas estas caídas y venidas.