3.24.2014

fugaces despedidas

fugaces despedidas
Nuestro destino muere, parecía que siempre vivía a las distancias, a las disputas y discusiones, a la fuerza del amor y la amistad... Todo parecía, más no lo era, como pude imaginar en cuanto supe y conocí de ti. No íbamos a durar, yo no iba a volver a existir de nuevo. Tú, no ibas a dejar caer más hojas por contemplar mi lloroso rostro, que ya penaba por no quererte, por no hablarte. Pero nuestra cruel vida nos separa, y nuestra felicidad irá de otro lado, del que nunca sabré que ocurrirá, ni como acabarás y como empezaré. Sólo espero que te vaya bien en esta vida tuya de la que ya no pertenece más que el recuerdo de lo que algún fue y fui para ti. Mis pasos ya no seguirán los tuyos, y mis manos no trazarán aquellos caminos que guiaban nuestro corazón... Pero, me queda tu olvido y mi recuerdo de nosotros y lo que éramos. Sé feliz, porque ya no puedo negarte la libertad que intenté robarte con amor. Sé dueño de tu alma y no intentes perfeccionar a otra que morirá entre tus brazos, como lo hice yo. Sé vida, sé amor, sé paloma al viento que rodea la mirada de la ciudad, porque yo ya no estaré para contemplar el día que fuiste y serás bienvenido otra vez a mi mundo venidero de alegría.

"Tómame entre tus brazos, déjame vagar por tu cuerpo, déjame morir en algo
que nunca fue prohibido"

2 comentarios:

verayamor dijo...

Esto me ha emocionado, no se por que lo que escribiste ni para quien, pero cuando lo leo y lo releo pasa por mi mente y mis recuerdos el ser que mas creyó en mi en el mundo y que se fue, su corazón que creí inmortal se detuvo.

Doy gracias por encontrar algo como esto, realmente reconforta.

Gracias!.

Vera.

Susana Basanta dijo...

podría leer tu blog hasta que se me secaran los ojos.
Merecería la pena.
Un beso