5.04.2014

el vacío de la inexistencia



Después de tiempo sin tocar tu cuerpo, ni acariciar tu rostro.
Después de no haber visto tu mirada en sueños, ni tu sombra reflejada en la ventana.
Después de no ser yo. Te eché de menos. Como a nadie. Como a ninguno.
Escogí tu vacío, vendí el mío. Intenté reemplazarte.
Elegí tu existencia. Cogí tu destino. Soplé de nuevo tu venida.

Y, después de todo, me di cuenta, de que el hielo quema, amor.

3 comentarios:

Nuria dijo...

!Hola, muy buenas!
Para tu sopresa, no voy a alagarte ni a dejarte la publicidad de mi blog -bueno, a alagarte sí, en cierta manera-
Unos bloggers estamos reuniendo gente interesante -en cuanto a lo referido a su blog- para realizar determinadas actividades para potenciar los blogs -y de paso la lectura- con determinadas actividades que además de dar una mejor impresión al blog y a la comunidad de bloggers, podemos conseguir muy buenas amistades entre personas que -por lógica- tenemos que ser afines -aunque sea un poquito-
No he encontrado cómo ponerme en contacto contigo de forma privada, por lo que aquí te dejo mi correo electrónico: uripurinuri@hotmail.com y si estás interesada solo tienes que mandarme un correo comunicármelo y yo te terminaré de explicar en qué consiste esta locura, ¿interesada?
Besos y sigue escribiendo :)

BRESSEND dijo...

Preciosa entrada. Simplemente GRACIAS.

M. dijo...

te he dejado un premio en mi blog, espero lo aceptes y te guste.