12.09.2015


Hoy he preparado un arsenal de palabras que evocan a ti.
Se precipitan sin saber de arrepentimiento ni perdón.
Como si fueran tus caricias el viento que azota mi cara.
Palabras que empiezan y terminan
en mi boca, en mis labios.
Que penden de unas manos, las mías,
que si caen, caen conmigo.
Que si juegan, juegan contigo.
A veces, cuando te resbalas por mi oído,
cuando es tu voz, la dueña de mi olvido,
solo recuerdo que estoy contigo
y que lo demás me parece un vacío.

Vacío que siento y se prolonga sin sentido
al ver que el arsenal muere si no
estás conmigo.


No hay comentarios: