8.25.2016

Cuando la soledad se inserta como una inyección en la vida,
parece que no hay forma de que se valla,
porque se ha podido convertir en una mejor amiga, en una sombra,
en refugio o simplemente te ha comido y te ha hecho desaparecer.
Y a veces o la vomitas o te hacen por vomitarla, porque así no se puede vivir.
Sólo de vacaciones.

3 comentarios:

Re menor. dijo...

La soledad es buena, pero no para toda la vida. A veces hace falta, pero pronto echamos e menos lo que antes teníamos.

ℒ. dijo...

No es lo mismo estar solo, que sentirse solo. A mi me obligaron a vomitar la soledad muchas veces, unas vacaciones eternas seria algo muy peligroso.

Un placer volver a leerte, un abrazo.

Maira F. Molina dijo...

Me ha encantado tu escrito, yo he estado muchas veces allí, ahogada por la soledad, en la cuerda floja, rodeada de tinieblas; pero todo pasa y la corriente arrastra lo malo para traer cosas nuevas.
Te estoy siguiendo, si quieres puedes pasarte por mi blog.
Saludos :).