4.05.2013

Than the rest



Era tarde, viernes de Febrero, con tequila en la mano y en la otra el cigarro de cuántas veces fue...
El frío quemaba la cara, se sentía?, me pregunté. La calle empezaba a ralentizarse, el resto se consumió en escarcha escasa, y me pregunté: quedaba algo más que el resto de nuestra existencia?.
Queda algo más que este invierno sin sentimiento?
¿Somos solo palabras inventadas y echos incoherentes de los que olvidamos la parte del recordatorio y nos quedamos con la buena memoria de las malas jugadas?. Supongo que estaremos hechos de cada pieza escrita, de cada compás a kilómetro perdido y de cada acorde con entonación errónea. Pero también sé que podemos cambiar por una bonita sonrisa de lado a lado, por una mirada serena, por un mundo pequeño pero divino, que podemos soñar lo que seremos y convertirnos en el mejor partido que una madre podría desear, que tu padre se emocione al pensar que su hijo era la bondad en medio de este campo de almas perturbadas entre humos alcohólicos de soledad, emborrachados en envidias pasajeras, rencores largos y tendidos e inocencias sin desarrollarse. Que te griten a los cuatro vientos que eres y serás la mejor persona que cambió y revolucionó mi vida. Que el resto quede en nuestros corazones hambrientos de buena vida, optimismo y paz y que el viento solo se lleve las lágrimas que algún día dolieron al surcar nuestra cara. Que perduren nuestras alegrías como perduramos nosotros estando jodidamente jodidos porque cariños somos libres y locos de amor. Que los para siempre existirán si queremos durar eternos y jóvenes hasta el fin de nuestros días. Que seremos el recuerdo de los que vendrán y la sombra de nuestros antepasados. Queda algo más que este invierno sin sentimiento?, quedaba algo más que el resto de nuestra existencia?. Yo, de momento tengo mi sonrisa, mi cigarro y mi último tequila como recurso.

No hay comentarios: