7.01.2013

El punto de tu lunar y mi labio


Costaba perdernos, pero más costaba encontrarnos.
Y este final que tanto desesperaba,
se quedaba postrado en nuestra cama,
con nuestro sueño, que poco a poco se iba
desvaneciendo.

Quédate.



No hay comentarios: